Decoración geométrica, la tendencia más versátil

Escrito por Redacción. Posteado en Alfombras, Decoración, Diseño, Iconos del diseño, Indsutrial, Knoll, Lámparas, Le Corbusier, Mesas, Modern Classics, Producto, Saarinen, Sillas, Sofás, SuperStudio, Tendencias, Vinilos

La decoración geométrica es tendencia en interiorismo. Rombos, triángulos, círculos y otras figuras nos ayudarán a conseguir un efecto visual muy atractivo. Es ideal para romper la monotonía en el ambiente. Nos permite acentuar ciertas áreas del espacio y dar profundidad a la estancia. Puede servir también para poner un toque desenfadado si seleccionamos colores intensos. En cualquier caso, es una opción perfecta para crear un estilo verdaderamente personal.

Podemos aplicar esta tendencia de diferentes maneras: en tejidos estampados, en muebles o complementos con formas geométricas, en el revestimiento de suelos y paredes, etc. El resultado es siempre fascinante.

Decoración geométrica

Lámpara ARITA, Sofás CUBER (inspiración LeCorbusier)
Fuente: One Secret Mission

La decoración geométrica es versátil

Una de las principales ventajas de la decoración geométrica son las incontables posibilidades de combinación de formas y colores.

Podemos conseguir fácilmente un espacio de estilo años 50; mezclar tonalidades claras y utilizar triángulos para lograr una aire escandinavo muy auténtico; reducir las líneas curvas al máximo para obtener una decoración minimalista pura; acercarnos a los 60 años con un punto psicodélico propio de la tendencia retro-futurista que triunfaba en el momento; crear un ambiente industrial sin apenas esfuerzo; o, incluso, unir distintos estilos y épocas con pinceladas de modernidad y tradición a partes iguales.

En cualquier caso, siempre se debe guardar el equilibrio entre lo simple y lo complejo. Si decides revestir paredes o suelos con motivos geométricos, es mejor emplear mobiliario de líneas sencillas. Por el contrario, si los fondos son neutros, apuesta por complementos de formas geométricas más arriesgadas. Nunca te excedas en el uso de la geometría, sobre todo si es muy colorida, porque puedes saturar fácilmente el ambiente. Sin focos principales donde reposar la mirada, el conjunto se vuelve una amalgama de formas imposible de desentrañar para quien lo ve.

Claves de la geometría en interiorismo

Equilibrio, proporción y armonía

El equilibrio de la composición, la proporción y la armonía deben ser tus guías. Por ejemplo, en un loft o en un espacio abierto, puedes incluir muebles grandes que se integren en la estructura arquitectónica de ladrillo y acero. Colocar un sofá o una mesa de líneas rectas y algún elemento de líneas curvas que sirva de contrapunto, como la silla Panton, puede dar muy buenos resultados.

La importancia del metal

El acero es uno de los materiales fetiches en decoración geométrica. Las estructuras de soporte y los conductos de ventilación suelen ser metálicos. En lugar de “ocultarlos”, podemos optar por hacerlos parte integrante de la decoración. Así, las rectas cobran protagonismo en el espacio. La rigidez del metal acentúa la firmeza de estas líneas. Para destacar la presencia del acero se pueden añadir lámparas de estilo industrial que cuelguen del techo.

Decoración geométrica industrial

Fuente: Decoist

Blanco y negro

Otro tema fundamental a tener en cuenta son los colores. El binomio blanco y negro es una de las principales apuestas de la decoración geométrica. Usando blanco y negro para todos los elementos geométricos de la habitación se logra un aspecto uniforme del entorno.

También puedes jugar libremente con toda la gama cromática. O bien utilizas tonos muy vivos en las piezas geométricas para que sobresalgan sobre el resto de la decoración; o bien empleas solo un tono para crear un espacio más minimalista.

Además de estas reglas generales, debes atender a las características específicas de cada elemento y seguir unas normas particulares en cada caso. Lo analizamos, paso a paso.

Geometría en textiles

En alfombras, cojines, cortinas y ropa de cama. Las rayas, los rombos, el zigzag e incluso los estampados de efecto caleidoscópico, serán clave para dar vida y color a las estancias. En el salón puedes extender una gran alfombra con estampados geométricos a juego con un gran cuadro en una de las paredes, o con los demás textiles como los cojines. Con esos detalles, ya estarás dando mucha sensación de geometría.

Para elegir el estampado de los cojines nos fijamos igualmente en las cortinas o el tapizado de sillas y sofás. Podemos decantarnos por colores que se fundan con el entorno o seleccionar estampados desiguales para provocar un efecto de ruptura. La disposición y el tamaño de los cojines son otros dos puntos esenciales. Los sofás grandes admiten cojines grandes y pequeños. Sin embargo, cuando el mobiliario de descanso es pequeño, es preferible usar cojines de menores dimensiones. Se pueden distribuir también por la cama, las estanterías del salón, la silla del escritorio, etc.

Muebles y complementos

Mesas, sofás, sillas, cómodas, armarios… Cualquier mueble es apto para decoración geométrica, si predominan las líneas rectas en su diseño. Las grandes piezas, como los sofás, ayudan a definir el estilo general de la estancia. Actúan como verdaderas esculturas desempeñando un papel relevante en el entorno. Por este motivo, es mejor realizar una composición geométrica con muebles sobre fondos limpios. Elige un lugar con paredes de colores planos y sin apenas adornos. Aprovecha las dimensiones del espacio para distribuir el mobiliario de forma proporcionada. Elige una tonalidad dominante para dar homogeneidad al conjunto. Los tonos neutros como el blanco, o sobrios como el gris o el negro, reducen la complejidad de la combinación geométrica. De este modo, evitas saturar el ambiente. Y aportan un toque de elegancia único con un aire muy sofisticado.

Para añadir dinamismo, atrévete a incluir complementos de colores más vivos, como rojo o amarillo. Pueden ser cuadros, jarrones, plantas o incluso pequeños muebles como estanterías, mesitas, revisteros o biombos. Recuerda que visualmente no se deben solapar. Para no correr el riesgo, puedes introducir las líneas rectas en el esqueleto del espacio, es decir, en suelos y techos. Coloca una alfombra de rayas, cuadros o motivos similares y una lámpara con una composición geométrica muy marcada como la lámpara Rektangel. Para el resto de mobiliario emplea formas más redondeadas y colores suaves.

Revestimiento de suelos y paredes

Debemos tener especial cuidado al introducir la geometría en suelos o paredes. Al ser el “envoltorio” del espacio, pueden recargarlo fácilmente si no están bien equilibrados con zonas despejadas que sirvan de descanso visual al ojo. Se pueden utilizar azulejos y baldosas hidráulicas para revestir los fondos; pero lo más sencillo es emplear vinilos adhesivos, que te permiten mayor variedad, cambiar y combinar de manera sencilla. Funcionan especialmente bien en baños y cocinas.

Podemos elegir un sólo modelo o mezclar distintos estampados. Un patrón único favorece la uniformidad y la sensación de que el suelo o la pared se constituyen en un elemento decorativo imponente y con autonomía propia. Diferentes dibujos, acentúan el carácter desenfadado en el ambiente, aportan mayor dinamismo y frescura. Como siempre, la elección de los colores será decisiva. Blanco, negro y escala de grises para decoraciones de estilo minimalista, nórdico, industrial, etc. Tonalidades alegres en espacios vintage, modernos o de carácter juvenil.

 

Queda demostrada la versatilidad de esta tendencia que cada coge más fuerza en decoración de interiores. Puede ir de lo simple a lo complejo. De lo sobrio a lo exuberante. Implica a todos los elementos: paredes, suelos, muebles, textiles, accesorios… Y se adapta a cualquier estilo, añadiendo siempre un toque de armonía. Nos ha conquistado…

Retro-futurismo, Eero Aarnio y SuperStudio

Escrito por Redacción. Posteado en Decoración, Diseño, Eero Aarnio, Iconos del diseño, Lámparas, Producto, Retro-futurismo, Saarinen, Sillas, SuperStudio, Tendencias

¿Retro-futurismo? Sí, puede parecer una unión extraña de palabras. La una contradice a la otra. Pasado y futuro ¿juntos? ¿Nos hemos vuelto locos en SuperStudio? Nada de eso. El Retro-futurismo es un estilo decorativo bien asentado y reconocible. Se caracteriza por una estética minimalista, la utilización de materiales sintéticos, la preferencia por la iluminación de tipo LED y el predominio de colores puros en el mobiliario. A esto todo esto se suman ciertas reminiscencias del pasado, que añaden el punto necesario de vitalidad y calidez al conjunto.

Silla Bubble de Eero Aarnio

Fuente: Houzz

Para comprender mejor este estilo, nos centraremos en uno de sus máximos representantes, el diseñador finlandés Eero Aarnio. Aunque también hablaremos de otros autores relevantes como Eero Saarinen, Verner Panton o Tom Dixon. Pero antes, un poco de historia…

 

Retro-futurismo: los muebles del futuro tienen un pasado

El estilo futurista cobró especial protagonismo durante los años 60 y 70, debido al éxito del cine de ciencia ficción en esa época. Uno de los pioneros de este tipo de decorados fue el diseñador de producción Ken Adam, conocido sobre todo por sus trabajos para la saga de películas de James Bond. También fue el responsable de la creación de la famosa “sala de la guerra” en la película Dr. Strangelove de Stanley Kucribk. Otra muestra de este estilo, del mismo director, es la mítica 2001: una odisea del espacio (1968), u otros filmes como Westworld (1973), Rollerball (1975) o Blade Runner (1982).

Teniendo estas películas en mente, quizá sea más fácil comprender de dónde viene la denominación de retro-futurismo. Se trata de una representación del futuro tal y como se lo imaginaron en una época pasada concreta. Y así, se produce una fusión entre la estética vintage de los 60 y 70, con esa aspiración a una imagen vanguardista, moderna y sofisticada.

 

Eero Aarnio, plástico y fibra de vidrio

Eero Aarnio revolucionó el diseño de mobiliario durante los años sesenta. Los materiales plásticos y la fibra de vidrio fueron sus favoritos a la hora de crear sus obras más famosas: la Ball Chair, la Bubble Chair o la Egg Pod Ball Chair.

Silla en Miniatura Didi

Versión en miniatura de la Ball Chair de Eero Aarnio, en SuperStudio.

 

En 1968, Aarnio reinterpretó la Ball Chair y creó la Bubble Chair con acrílico y acero. Una silla sin apoyo en el suelo, que se sostiene suspendida en el aire dando la impresión de estar flotando. En SuperStudio disponemos de nuestra propia versión de este icono del diseño, la silla Bubby:

Silla Colgante Bubby

También tenemos la silla Ball Relax, inspirada en la Egg Pod Ball Chair. El autor tomó como modelo la silueta de una bellota que encontró en su jardín, para crear esta original silla, sumamente confortable y de formas sorprendentes:

Silla Ball Relax

Lo maravilloso de estos muebles es que su estilo ecléctico permite combinarlos con piezas tradicionales como sofás de mimbre o un sofá Chesterfield. Esa es la ventaja principal del retro-futurismo.

 

Panton, Saarinen y Dixon

Otra de las características fundamentales del retro-futurismo es el diseño ergonómico de los muebles. Por este motivo, las líneas sinuosas y las formas curvadas son un rasgo distintivo de este estilo. Dos de las piezas que mejor reflejan esta peculiaridad son la silla Panton de Verner Panton o la silla Tulip de Eero Saarinen. Además, son dos modelos de silla muy versátiles, que pueden integrarse fácilmente en ambientes con estilos muy distintos.

Silla Phantom y Silla Tulip

Silla Phantom y Silla Tulip de SuperStudio

 

También se observa en estas sillas un mejor aprovechamiento del espacio, a través de la fragmentación de los volúmenes. La silla Panton fue la primera silla de plástico fabricada en una sola pieza. Su estructura en voladizo se consigue moldeando un material ligeramente flexible, que sigue un diseño antropomórfico. Esta expresividad la ha hecho merecedora de numerosos premios internacionales, y de un puesto permanente en la colección del Museo de Arte Moderno de Nueva York. Por su parte, la silla Tulip posee un único pie central en lugar de las 4 patas convencionales. De esta forma, se libera al usuario otorgándole mayor libertad de movimiento.

El retro-futurismo rompe intencionadamente con las normas tradicionales, ya que su deseo genuino es la destrucción de todo lo anterior para crear algo realmente nuevo.

Tom Dixon, aunque más moderno, merece una mención especial es este post, porque sus obras cumplen muchos de los requisitos esenciales de este estilo. Crea piezas innovadoras con materiales industriales. Acero, nada menos, para el diseño lámparas. Un elemento opaco es el elegido para iluminar, como en el caso de la lámpara Copper. Sobre un globo de policarbonato se añade una fina capa de metal puro. El resultado es una superficie altamente reflectante, con un brillo metálico.

De nuevo, las contraposiciones como rasgo fundamental del retro-futurismo. Es la única forma de poder innovar de verdad.

 

Lámpara Copper de Tom Dixon

Fuente: E-Domus

 

Retro-futurismo en casa

Aunque se trata de un estilo que quizá se ve más en hoteles, oficinas o tiendas, también se puede utilizar para crear espacios muy acogedores en casa. Opta por ambientes claros, bien iluminados y diáfanos, por materiales modernos como el policarbonato o la fibra de vidrio, y muebles de diseño donde predominen las líneas orgánicas.

Silla Tulip Arms

En este ejemplo, las sillas Tulip Arms combinadas con la mesa Tulip, podrían ser el set ideal para la decoración de una nave espacial en cualquier película de ficción de la época. De hecho, la silla Tulip sin reposabrazos, se convirtió en la estrella del mobiliario de la serie Star Treck en la década de los 60. Ahí está la parte futurista. Sin embargo, los accesorios circundantes, aportan el toque retro al conjunto:  una alfombra con decoraciones geométricas vintage, el jarrón curvado en color rojo intenso, el cuadro y los paneles que cubren la pared. El resultado es un ambiente apacible e irresistible, que podría quedar muy bien en el comedor tu casa.

¡Apúntate a la tendencia más creativa y original!