Publicaciones etiquetadas ‘tom dixon’

Retro-futurismo, Eero Aarnio y SuperStudio

Escrito por Redacción. Posteado en Decoración, Diseño, Eero Aarnio, Iconos del diseño, Lámparas, Producto, Retro-futurismo, Saarinen, Sillas, SuperStudio, Tendencias

¿Retro-futurismo? Sí, puede parecer una unión extraña de palabras. La una contradice a la otra. Pasado y futuro ¿juntos? ¿Nos hemos vuelto locos en SuperStudio? Nada de eso. El Retro-futurismo es un estilo decorativo bien asentado y reconocible. Se caracteriza por una estética minimalista, la utilización de materiales sintéticos, la preferencia por la iluminación de tipo LED y el predominio de colores puros en el mobiliario. A esto todo esto se suman ciertas reminiscencias del pasado, que añaden el punto necesario de vitalidad y calidez al conjunto.

Silla Bubble de Eero Aarnio

Fuente: Houzz

Para comprender mejor este estilo, nos centraremos en uno de sus máximos representantes, el diseñador finlandés Eero Aarnio. Aunque también hablaremos de otros autores relevantes como Eero Saarinen, Verner Panton o Tom Dixon. Pero antes, un poco de historia…

 

Retro-futurismo: los muebles del futuro tienen un pasado

El estilo futurista cobró especial protagonismo durante los años 60 y 70, debido al éxito del cine de ciencia ficción en esa época. Uno de los pioneros de este tipo de decorados fue el diseñador de producción Ken Adam, conocido sobre todo por sus trabajos para la saga de películas de James Bond. También fue el responsable de la creación de la famosa “sala de la guerra” en la película Dr. Strangelove de Stanley Kucribk. Otra muestra de este estilo, del mismo director, es la mítica 2001: una odisea del espacio (1968), u otros filmes como Westworld (1973), Rollerball (1975) o Blade Runner (1982).

Teniendo estas películas en mente, quizá sea más fácil comprender de dónde viene la denominación de retro-futurismo. Se trata de una representación del futuro tal y como se lo imaginaron en una época pasada concreta. Y así, se produce una fusión entre la estética vintage de los 60 y 70, con esa aspiración a una imagen vanguardista, moderna y sofisticada.

 

Eero Aarnio, plástico y fibra de vidrio

Eero Aarnio revolucionó el diseño de mobiliario durante los años sesenta. Los materiales plásticos y la fibra de vidrio fueron sus favoritos a la hora de crear sus obras más famosas: la Ball Chair, la Bubble Chair o la Egg Pod Ball Chair.

Silla en Miniatura Didi

Versión en miniatura de la Ball Chair de Eero Aarnio, en SuperStudio.

 

En 1968, Aarnio reinterpretó la Ball Chair y creó la Bubble Chair con acrílico y acero. Una silla sin apoyo en el suelo, que se sostiene suspendida en el aire dando la impresión de estar flotando. En SuperStudio disponemos de nuestra propia versión de este icono del diseño, la silla Bubby:

Silla Colgante Bubby

También tenemos la silla Ball Relax, inspirada en la Egg Pod Ball Chair. El autor tomó como modelo la silueta de una bellota que encontró en su jardín, para crear esta original silla, sumamente confortable y de formas sorprendentes:

Silla Ball Relax

Lo maravilloso de estos muebles es que su estilo ecléctico permite combinarlos con piezas tradicionales como sofás de mimbre o un sofá Chesterfield. Esa es la ventaja principal del retro-futurismo.

 

Panton, Saarinen y Dixon

Otra de las características fundamentales del retro-futurismo es el diseño ergonómico de los muebles. Por este motivo, las líneas sinuosas y las formas curvadas son un rasgo distintivo de este estilo. Dos de las piezas que mejor reflejan esta peculiaridad son la silla Panton de Verner Panton o la silla Tulip de Eero Saarinen. Además, son dos modelos de silla muy versátiles, que pueden integrarse fácilmente en ambientes con estilos muy distintos.

Silla Phantom y Silla Tulip

Silla Phantom y Silla Tulip de SuperStudio

 

También se observa en estas sillas un mejor aprovechamiento del espacio, a través de la fragmentación de los volúmenes. La silla Panton fue la primera silla de plástico fabricada en una sola pieza. Su estructura en voladizo se consigue moldeando un material ligeramente flexible, que sigue un diseño antropomórfico. Esta expresividad la ha hecho merecedora de numerosos premios internacionales, y de un puesto permanente en la colección del Museo de Arte Moderno de Nueva York. Por su parte, la silla Tulip posee un único pie central en lugar de las 4 patas convencionales. De esta forma, se libera al usuario otorgándole mayor libertad de movimiento.

El retro-futurismo rompe intencionadamente con las normas tradicionales, ya que su deseo genuino es la destrucción de todo lo anterior para crear algo realmente nuevo.

Tom Dixon, aunque más moderno, merece una mención especial es este post, porque sus obras cumplen muchos de los requisitos esenciales de este estilo. Crea piezas innovadoras con materiales industriales. Acero, nada menos, para el diseño lámparas. Un elemento opaco es el elegido para iluminar, como en el caso de la lámpara Copper. Sobre un globo de policarbonato se añade una fina capa de metal puro. El resultado es una superficie altamente reflectante, con un brillo metálico.

De nuevo, las contraposiciones como rasgo fundamental del retro-futurismo. Es la única forma de poder innovar de verdad.

 

Lámpara Copper de Tom Dixon

Fuente: E-Domus

 

Retro-futurismo en casa

Aunque se trata de un estilo que quizá se ve más en hoteles, oficinas o tiendas, también se puede utilizar para crear espacios muy acogedores en casa. Opta por ambientes claros, bien iluminados y diáfanos, por materiales modernos como el policarbonato o la fibra de vidrio, y muebles de diseño donde predominen las líneas orgánicas.

Silla Tulip Arms

En este ejemplo, las sillas Tulip Arms combinadas con la mesa Tulip, podrían ser el set ideal para la decoración de una nave espacial en cualquier película de ficción de la época. De hecho, la silla Tulip sin reposabrazos, se convirtió en la estrella del mobiliario de la serie Star Treck en la década de los 60. Ahí está la parte futurista. Sin embargo, los accesorios circundantes, aportan el toque retro al conjunto:  una alfombra con decoraciones geométricas vintage, el jarrón curvado en color rojo intenso, el cuadro y los paneles que cubren la pared. El resultado es un ambiente apacible e irresistible, que podría quedar muy bien en el comedor tu casa.

¡Apúntate a la tendencia más creativa y original!